martes, 2 de noviembre de 2010

The American



No sé a quién le oí el otro día que El Americano no le había gustado... Y es una pena no recordarlo, pues con sentencias así, puedes ponerle una gran X roja a su nombre para el día que te recomiende que no veas una película correr a verla.

Ya suponía que no podía ser, pues había visto el cartel y últimamente estos dejan entrever detalles de como puede ser la película. Bonito, bien diseñado, algo minimal, algo revival del género, calmada, sin efectismos, a ver el director: Anton Corbjin. Piel de gallina.

No se puede decir mucho de Anton Corbjin sobre su faceta de fotógrafo que no sepais. Rolling Stone durante años y que recuerde, los mejores retratos de artistas para una publicación musical que haya visto (y no son pocas). Algún videoclip, nada, poca cosa, unos 50 calculo, entre ellos todos los de Depeche Mode. Y en cuanto a la cinematográfica, dos perlas, la citada en el título y el videopic sobre la vida del apasionado romántico suicida de nuestros tiempos, Ian Curtis, y que es en sí una puta obra maestra de fotografía en riguroso y ominoso blanco y negro.


He visto El Americano hace poco y Anton consigue con este film apurar la figura del fotógrafo para dar paso con profunda reverencia a la del cineasta. Sí, la fotografía en la película es exquisita, pero es que toda la película es un delicioso sueño de esteta, desde el control de los tiempos y el ritmo a la fantástica interpretación de sus actores y la rigurosa estructura de la historia. Anton Corbjin por favor, tómate tu tiempo si quieres, pero sigue haciendo cine, el género te necesita y yo te adoro.

Pero si hasta el cartel es la hostia, joder.

2 comentarios:

Jokin dijo...

Bueno, pues ya la he visto, y es buena, pero con matices.
George se pasa la película tomando café, recordando a Rutger Hauer en 'Segundo Sangriento', y al guionista lo despidieron cuando había escrito el principio y el final y 2/3 partes de la historia. La forma que tienen de resolver la trama me ha indignado como espectador que tiene poco tiempo para estas cosas.
Si lo quieren matar, para qué tanta historia, si total, ya saben donde vive, si lo que quieren es el arma, para qué el aviso del matón Noruego. ( muy bueno, por cierto, el Americano, escondido en un pueblo Italiano huyendo de unos mafiosos Noruegos cuando suele ser el noruego escondido en américa huyendo de los mafiosos italianos )

Total, que la fotografía es muy buena, ellos muy guapos, los tiempos están bien, realmente se aprecia el trabajo de artesanía y la dedicación del personaje a su oficio... pero el guión , a mi no me ha convencido, me ha parecido un planteamiento muy ambicioso para al final resolverlo de manera mediocre.

un saludo.

PD, eso si, tu sigue recomendando películas, que algunas con suerte las veremos y las podremos comentar.

Hi-Fiction dijo...

A ver, no creo que las cosas sean tan sencillas en el guión.

El contacto de George vive en Italia, George va allí en busca de refugio porque algo ha salido mal con los nórdicos. El contacto le envía a un pueblo y George decide que no confía del todo en él y se refugia en otro, cerca pero lejos.

El contacto se encuentra en una dicotomía, no sabe hasta que punto el asunto con los noruegos le puede estallar en la cara, pero por otra parte George es una valiosa pieza para él, así que lo mantiene a mano encargándole un trabajo que sabe le llevará tiempo. Cuando finalmente George le dice que va a abandonar, da la orden a la chica.

Los noruegos tienen sus propios contactos, averiguan donde está pues saben quien es su contacto y donde trabaja, cuales son sus vehículos, sus pisos francos y su modus operandi.

Es una guión que trabaja con lo que no se dice más que con lo que se dice. Habituado a construir historias y a leer material del género, a mi me parece sólido, pero una cosa si que concedo, demasiado ambicioso para ese final.

Y no sé que parte de recordar a Rutger Hauer te puede parecer mal :)

Y el rifle es un Ruger Mini M-14, y es tan bonitooooooo.

Mírate Monsters que mola un huevo.

Un abrazo nene!