lunes, 16 de enero de 2017

Mike Barr



—¿No te recuerda algo? Esa combinación.
—¿Cual?
—La lluvia, y el verano, y Nueva York. —

La pintura es de Mike Barr.

lunes, 9 de enero de 2017

The OA o Stop wasting my time please.


The OA. Ya sólo el título es la promesa de un atractivo misterio. Extravagancia narrativa, resultones cliffhangers, algo de originalidad y mucha poesía visual, todo bien mezclado y servido por la estrella indie femenina del momento. Parece innovadora, es lo que andamos buscando, es justo lo que necesitamos para perder el oremus durante 60 minutos. Ellos, los creadores, a la sazón ella misma, lo que no perdió es la vergüenza. Nunca la tuvo, su narcisismo petulante no le dejó espacio. Ma gavte la nata querida.

Yo acuso. Cuando creas, escribes y produces una serie así, deberías introducir un lead que aporte algo al mix. Una actriz que puede o no parecérsete, pero que irrevocablemente no puedes ser tu misma, si no, toda la serie se convertirá en una diáfana y enorme sala de exposiciones en la que brillará un único objeto: tu ego. Voy a ser más específico, si te quieres hacer una paja, ahora tienes un montón de realizadoras que enfocan el porno desde un ángulo más femenino y casi, casi tan pretencioso como tu has enfocado The OA (aquí me acuerdo de John Malkovich subiendo la escalera en casa de su tia en Dangerous Liaisons, Xavi, ¿A qué esperas?).


The OA es un precioso jarrón chino. Otro más. Tan exquisitamente decorado por fuera como vacío por dentro. Huecos narrativos, imponderables, golpes de efecto y porqueyolovalgos aparte, a medida que avanzas por los 8 episodios vas cosechando esta sensación de vacío además de, horror y pavor mediante, acordándote de otras grandes hazañas estéticas con las que te tomaron el pelo, a saber Lost y Westworld; la primera por pionera en esto de la caradura y la segunda por reciente.

Es recurrente, es un hecho. Existe una corriente de creación que fundamenta toda la estructura de una serie en una malla de misterios efectistas, que quedan muy bien en los primeros episodios y que evidentemente obran su efecto enganchándonos y haciéndonos creer que una inteligencia superior ha escrito ese guión y tiene reservados para nosotros multitud de originales sorpresas, pero al final, cuando los realizadores son incapaces de soltar la madeja y presentarte un final coherente, con sentido, cuando brillantez y originalidad se revelan como torpeza y vulgaridad, entonces nos embarga la frustración y nos sentimos estafados. Y de hecho estafa es la palabra que mejor lo define, pues en estos días el tiempo es dinero, y tu, Brit, cariña, me debes 8 horas.

sábado, 31 de diciembre de 2016

Volver



A mediados de este año, cuando se cumplían exactamente los 20 años que Laura Palmer le anunciaba al agente Cooper que pasarían antes de volverse a ver, David Lynch anunciaba en su Twitter que "estaba pasando de nuevo". Ahí es nada.

Los regresos forman parte de aquello que llamamos humanidad. Regresamos para enmendar errores como el Hijo Pródigo, lo hacemos también para volver a tropezar en las mismas piedras. Regresamos para volver a un sitio especial o para cambiar uno anodino en algo majestuoso. Regresas para ver a tus padres en Navidad y regresas al centro de desintoxicación porque, asumámoslo, somos humanos.

Alien también regresó, ya, fue Ripley realmente quién lo hizo, no lo podías dejar así ¿eh? Así como lo hicieron los derrotados soldados yankees después del Nam en Coming Home. Existe algo catártico en la vuelta, sirve para reconciliarte con la persona que eras pero con la perspectiva que te da la distancia, la edad y las hostias que te hayas podido dar por el camino.

A veces vuelves para quedar decepcionado. Evelyn Waugh, cuando volvió a releer su propia novela sobre, precisamente, un retorno, Brideshead Revisited, afirmó que su lenguaje retorico y recargado así como la gula por la comida y el vino que rezuma toda la obra le parecían (años después con el estómago lleno) desagradable. Salvando las distancias a mi me ha pasado, y creo que cuando haces algo así estás buscando castigarte, corregirte, mejorarte, encontrarte; sino ya me dirás para que... Vuelves ahí sabiendo que lo que vas a leer no te va a gustar del todo. Pero no es masoquismo, lo haces con un interés de perfección. Creo.

Es fundamental en cualquier viaje iniciático que al final del mismo retornes a tu ser. Así estarás en posición para poder hacer una valoración de para que ha servido, que has aprendido, como te ha transformado. De igual manera, vuelves cada año al lugar que te recuerda a aquella persona querida a la que perdiste. Pero en ese solitario lugar te confrontas contigo. El acto de regresar sirve en muchos casos para volver a intentarlo. Tiene que servir como evolución de ti mismo. Que bien que les sentaría a muchos que se conformaron como gilipollas en algún momento de su vida, volver a ese mismo punto que tanto les marcó y comprobar que nada es inalterable. Que de hecho, aquello a lo que diste tanta importancia no la tiene ahora y/o si la tiene, es de otra naturaleza en tanto el resto del viaje debería haberte cambiado a ti. Si no lo ha hecho, igual es porque eres una piedra y entonces no sé que coño haces leyendo esto.

Hoy se cumplen 6 años de la última entrada en este blog. Me parece ideal volver a ello. Sin las ataduras de la melancolía o la obligación, porque quiero, me apetece y porque ya me he cansado de oirme, ahora te toca a ti.

viernes, 31 de diciembre de 2010

10 de 2010

Scissor Sisters - Invisible Light
 


Massive Attack - Splitting the Air




LCD Soundsystem - I Can Change




James Yuill - Give You Away




Air - Missing the Light of the Day




Gorillaz - Stylo




Caribou - Odessa




Chromeo - Hot Mess




DJ Parker Vs. Black Sabbath - Iron Mandem




WTF feat. Dead Prez - Its Bigger Than Hip-Hop

domingo, 21 de noviembre de 2010

Marion

Dispuesto a comenzar en serio con la acuarela, Marion Bolognesi ha sido un muy inspirador encuentro en la red. Lacrimosas y evanescentes efigies en delicadas y coloristas composiciones. Me gusta.





sábado, 20 de noviembre de 2010

Twin Flames

Dicen por ahí uno que da grima. Y sí, es perturbador, pero, yo me pregunto ¿Es lo primero o lo más importante que se te ocurre decir de semejante perla? ¿A que obedece que comiences la noticia con semejante sentencia? Pues supongo que debe ser por conseguir un enunciado corto y atractivo que provoque el click del potencial lector. Hace ya algún tiempo que los canales RSS y los gadgets para noticias en la web, se valen de esta política para llamar la atención de los lectores y el resultado es que muchas veces este enunciado es el referente que se te queda del contenido de la noticia en sí.


Partiendo de esto, podriamos colegir que la última orgiástica puesta en escena de Saam Farahmand no es más que un simple vídeo de terror u otra vulgaridad pornográfica, pero lo cierto es que este vídeoclip recupera el cariz artístico que otros anteriores realizadores aplicaron al género antes que él. Lease Chris Cunningham, Stéphane Sednaoui o Anton Corbjin entre otros, gente que convierte el encargo en un proyecto al que aplican su impronta personal dotándolo de vida y convirtiéndolo, pues en eso mismo, en arte. Un arte muy diferente del que se puede extraer de la mayoría de videoclips actuales, que únicamente se valen de proezas técnicas para elaborar cuidadas piezas estéticas, pero que al final suelen provocar indiferencia. Todo lo contrario de lo que pasa con el trabajo de Farahmand que, desde grima para nuestro celeberrimo periodista, provocan de todo menos hastio.

sábado, 13 de noviembre de 2010

O sonho

Arrasada. Toda defensa, una vez más. No hay muro, que pueda detenerte. Carga de caballería directa hacia el fondo de mi conciencia, imparable, terrible y despiadada. Una vez allí sangre y fuego, dolor, no hay compasión, me debato, intento huir no hay esperanza, caigo aniquilado, escupo lo que queda mi vencido espíritu al polvo y grito, grito por que esta tortura acabe algún día.

Arrasado. Ahora sí, el tiempo me licita. Maldigo el día que te conocí, lo maldigo y lo abrazo con arrebato, pasión y desespero, lo defiendo con uñas y dientes, aun derrotado y mutilado por la certeza de mi soledad, me revuelvo, lucho y lloro, lloro con toda mi puta alma por poder seguir apretándolo contra mi pecho. Pues ese día, esa fatalidad de momento, es lo único que me queda, una mierda de evanescente recuerdo y la sensación de que contigo, viví.



Ahora recuerdo porque llevaba al menos cuatro años sin escuchar Madredeus.

Quem contar
um sonho que sonhou
não conta tudo o que encontrou
Contar um sonho é proibido
Eu sonhei
um sonho com amor
e uma janela e uma flor
uma fonte de água e o meu amigo
E não havia mais nada...
só nós, a luz, e mais nada...
Ali morou o amor
Amor,
Amor que trago em segredo
num sonho que não vou contar
e cada dia é mais sentido
Amor,
eu tenho amor bem escondido
num sonho que não sei contar
e guardarei sempre comigo